Chico malote


Este finde he visto la bobada de peli "A 3 metros sobre el cielo". Es chorra, diálogos y actuaciones patéticas, pero... aunque odio a Mario Casas, lo confieso: me pone. Y toda la peli en sí, me recuerda a cuando yo también era bastante bobita (ahora, a veces, también lo soy) y me gustaban los tíos malotes. Todos tenemos un pasado y unos comienzos. He aquí un poco del mío.

Mis experiencias con hombres eran algo limitadas por aquel entonces, casi como la bobi Babi, la prota de 3MSC, abreviación que dan los adolescentes al título de la peli -de aquí a nada hablaremos de EPQSMLB (el pez que se muerde... por si aún no lo habíais pillado)-. Había tenido una relación de 2 años con el primer "amor de mi vida". Cuando lo dejamos, porque me engañó con una chica que se llamaba Milka -por favor, cómo puede una persona llamarse así?- me encontré algo desorientada. Me había alejado de mis amigas, se venía todo un verano por delante y estaba en medio de una crisis vocacional profunda. Conocí a Ezequiel, que era el mayor capullo con el que me he encontrado en la vida (otro día os lo pongo a parir en un post para él solito), y estuve saliendo con él durante un par de meses de manera enfermiza y muy perjudicial para mi autoestima.

Con este marco caótico de mi vida pre-adulta, decidí escapar. Compré unos billetes de avión, una maleta grande, pedí prestado un abrigo y comuniqué a mi familia que me iba un mes a Europa. Sin rumbo fijo. Sola. Con tan solo 19 años. Con mi memoria de pez, me es prácticamente imposible recordar detalles. Pero con mi pasión por los viajes comenzaba mi pasión por escribir. Y por aquel entonces documentaba cada sitio que visitaba, pan que me comía y persona que conocía, no en un diario de viaje, sino en unos e-mails larguísimos que mandaba desde cada ciudad a mi amiga Claudia. Así que, tirando de archivo, hoy os traigo a Marc, el mallorquín.

Primera parada: Madrid. Me registré en el hotelucho que había reservado cerca de la Puerta del Sol y salí a dar una vuelta. Era sábado por la noche y, de repente, me vi sola en un bar tomándome unas cañas del otro lado del mundo. Me entró el pánico y la tortura de la voz de mi conciencia, que me canturreaba burlona cosas como "esto te pasa por hacerte la rebelde", "a ver si te crees que viajar sola resulta ser súper díver", "lo de encontrarse a uno mismo se lo ha inventado un esquimal", etc. Me contesté a mí misma que "súper díver no será, pero haré que sea una experiencia muy grande". Y me pedí otra caña. Luego me fui a dormir al hotelito, sola. 

Al día siguiente, me fui al Palacio Real, dispuesta a comerme el mundo, como una guiri despreocupada más, mapa en una mano y cámara digital, que compré con lo que me quedaba de ahorros, en la otra. Y lo vi.

- Perdona, ¿me podrías sacar una foto?
(En aquella época aún no se estilaban los selfies...)
- Sí, claro. Si luego me la haces tú a mí y me acompañas a tomar un café. 

La vida me estaba dando una gran lección: todo es cuestión de actitud. Y lo de siempre, si uno está solo, es porque quiere. Marc tenía un año más que yo, era de Mallorca y estaba allí visitando a unas amigas del Erasmus, pero como durante el día estudiaban, él también paseaba solo por Madrid.

- ¿Dónde queda Mallorca? ¿Y qué es Erasmus?

Aquel momento en que dejé al descubierto a la Sofi pueblerina e ignorante, le hizo mucha gracia a Marc. No podía parar de reír y de decir "hija mía, ¿de dónde has salido?". Vaaaale, quería comerme el mundo, ¡¡¡¡pero no sabía que el mundo era tan grande!!!! Debí parecerle una niña tierna, ingenua e indefensa, porque me dijo que así le daba miedo dejarme ir sola por la vida. Y dicho y hecho, se me pegó cual garrapata durante toda la semana. Cual garrapata con chándal. No es que yo vaya de turismo con mis mejores galas, pero mi vanidad y mi sentido de la moda, no muy desarrollado, aún me impiden salir en chándal a la calle (ni hablar de mallas o leggins, eso me lo impide la celulitis). Pero pensé que a él le quedaba bien y que quizás era la moda europea, o de esa isla tan extraña de la que venía Marc.

Por la noche del primer día, fuimos a cenar con sus amigas, todos muy adolescentes al Planet Hollywood. Sus amigas estaban divertidísimas con la nueva mascota, o sea yo, y la historia casual que nos había llevado hasta allí.  No entendían qué era lo que me había hecho cruzar el charco tan perdida, pero como yo tampoco lo entendía... lo redujimos a más risas. Al día siguiente, Marc me esperaba puntual a las 10 am para ir a desayunar y al Museo del Prado. 

Allí nos ves, dos niñatos admirando las obras de Velázquez y Goya, como si fuéramos grandes entendidos en arte. Bueno, no soy una erudita en el tema, pero reconozco que me interesa bastante y algo domino. Y Marc.... bueno, no creo que él estuviera entendiendo nada de lo que veía, ni creo que le interesara en lo más mínimo. Las meninas... ¡qué maravilla por dios! Escudriñaba cada detalle del famoso cuadro y me planté allí delante, cual japonés que estorba en atracciones turísticas, un buen rato. Teníamos detrás a una señora muy pesada con uniforme de segurata, que controlaba que a nadie se le escapara ni una sola foto, ni un solo flash. Pues yo, que no soy caprichosa ni nada, decidí que en ese momento, más que nunca, quería presumir de cámara nueva. Miraba de reojo a la Srta. Rottenmeyer que no dejaba escapar ni una, y Marc me dijo: -¿quieres que la distraiga?- Acto seguido me besó. Y otro beso, un abrazo, un lengüetazo, y a esas alturas, nuestra enemiga segurata se sintió incómoda, se alejó al siguiente cuadro y... disparé. ¡Con flash y todo!

Pues la idea de viajar sola y encontrarme a mí misma, finalmente se quedó en muchas fotos, patearnos Madrid de arriba a abajo, recorrer parques, iglesias y museos, comer mucho jamón y unas cuantas hamburguesas y... comernos entre nosotros. 

Flotaba en una nube de tonterías. La voz de Marc, pero especialmente su acento español, con esas diferencias entre ces, zetas y eses... uffffff, me ponía toda loquita. Estaba fascinada con mi aventura de estar lejos de casa, cogida de la mano de un chico malote... ¡¡¡y español!!! Sí, hace 11 años me parecía genial la novedad, pero no os emocionéis, el acento ibérico ya hace tiempo ha dejado de ponerme. Lo que también me volvía loca de él eran su rebeldía y su motivación por hacer cualquier tipo de cosa de macarra. 

Si ya creía que mi aventura era muy loquita, aquello estaba apenas comenzando. A los 5 días, nos despedimos con todo el dolor de mi alma, intercambiamos teléfonos y él partió rumbo a Mallorca y yo a Barcelona. Ohhhhhhh Barcelona, que bonita es Barcelona, ¡¡como quiero a mi Barcelona!! En la que luego sería mi ciudad preferida en el mundo, aquella vez sólo estuve 2 días. Me tomé al pie de la letra aquella frase típica de despedida "ven a visitarme cuando quieras" y, cegada de amor, compré un billete a Palma. Y lo llamé para avisarle que llegaba al día siguiente. 

WTF!!!!! Me dijo que tenía ganas de verme, que me recogería en el aeropuerto y que se encargaba él del alojamiento. Y que llamara a mis padres para contarles que me iba a la "isla desconocida". Si hasta se preocupaba por mí, ¿¿¿cómo no iba a estar enamorabobísima??? Tras rasurarme las piernas a toda prisa, en seco y con sus consecuentes cortes (con 19 añitos aún ni había oído hablar del fantástico láser que luego me salvaría la vida), me fui emocionada y ansiosa a coger el avión. Me llevó al hotel en el que trabajaba él y me tranquilizó diciéndome que no haría falta que pagara yo la factura, supongo que dijo aquello por mi cara de miedo cuando vi la clase de hotel que era y que, evidentemente, no podría pagar. Como él tenía que trabajar, me iba a pasear sola durante el día y lo recogía en la recepción para salir por las noches. 

Ducha rápida y subirnos a su Audi -¡¡¡un chico de 20 años con un Audi!!!- para ir a ver a los colegas, con El Barrio sonando a todo volumen en sus altavoces tunning. Paramos en una barriada que me hizo pensar que aquello ya no era España. Subimos 3 pisos por las escaleras (jamás comprenderé que en este país sigan existiendo edificios sin ascensor) y entramos a un salón atravesando una cortinita que había a modo de puerta. Y en ese salón aprendí cosas nuevas, de las que por si acaso no voy a dar mucho detalle, pero os diré que aprendí como se compactaba y cortaba el chocolate. Mi ingenuidad estaba agonizando. 

Cuando llegaron el resto de colegas, me auto presenté y pasaron de mi cara. Se pusieron a hablar entre ellos en catalán/mallorquín y no era capaz de entender ni una sola palabra (ya soy bilingüe, pero confieso que la primera vez que lo escuché me sonaba a ruso). Montamos en más coches tuneados y fuimos al Pachá, a 180km/h. Lloré en silencio en el asiento trasero, sin atreverme a pedirles que bajaran la velocidad, no quería interrumpir sus risas y gritos de euforia.  En lugar de entrar a la discoteca, abrieron los maleteros, pusieron música más alta, sacaron sus arsenales de vodka, whisky, ron y red bull y estuvimos un par de horas celebrando mi primer botellón. Discutimos con los seguratas de la discoteca porque no les parecía apropiado que yo entrara con mi inocencia y mis converse rojas, pero finalmente, alguien conocía a otro alguien y entramos todos gratis (menos mal, desde luego no se me había ocurrido pensar que la gente que no conocía a nadie estaba pagando 60 eurazos de entrada). Alma de dios, ¡en qué mundo se estaba metiendo Sofi!

Estuve en Palma 3 días y volvimos a despedirnos, yo con lagrimones. Seguí mi viaje europeo un mes más. A mi vuelta, loca de amor, me puse a buscar trabajo en España por internet. Lo conseguí tras una entrevista vía Skype y volví a vivir a Barcelona a los 6 meses. Marc vino a verme. Me dio vergüenza. Vergüenza ajena. En 6 meses me había dado tiempo a hacerme adulta, ya no me hacía tanta gracia el macarrita...

Creo que no he vuelto a tener una historia romántica tan corta como esta. Siempre recordaré a Marc como el tío que me robó la inocencia, que me abrió los ojos y me inició, para bien o para mal, en el depravado mundo del vicio casual.

Para bien... ;-)

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

30 comentarios:

  1. Creo que siempre hay un cabrón que nos hace crecer a pasos agigantados, uno que tiempo después no querríamos ver ni en pintura, pero que en el momento tuvo su propósito.

    A mí también me ponen los malotes, pero los que tienen buen corazón, rollo Johnny de Dirty Dancing xD

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte ya se me ha pasado la obsesión por los chicos malos. A día de hoy, Marc sigue tratándome como si fuera su hermana pequeña. Yo lo sigo recordando con muuuuucho cariño y recordar mi inocencia me pone tan nostálgica!

      A por los de buen corazón, malotes de apariencia y nada más!

      Besitosss

      Eliminar
  2. Creo que todas hemos tenido un malote en nuestras vidas, es más, pienso que vivir la experiencia de estar con un malote es necesaria para madurar, creo que esa es su función y por ello, hasta los veintipico son justos y necesarios.
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de los 30, la malota soy yo jejeje
      Aunque aún no se porque... pero de vez en cuando sigo cayendo en brazos de algún chico malo, me despista unos días y enseguida vuelvo a recuperar la cordura.
      Besitos guapi!

      Eliminar
  3. Esas historias no nos pasaban a los que eramos de los buenos. Desde luego...
    Muchas chicas siguen pensando que el sexo oral es un tabú, o hay que tener pareja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego... jajaja
      Menos tabús y más disfrutar, no???
      Besitosss

      Eliminar
  4. Ains, tu historia me ha hecho sentirme como una adolescente, me ha gustado muchísimo! Por cierto, me parece muy valiente que tan joven te liaras la manta a la cabeza y te marcaras ese viaje tú sola. A ver si nos cuentas más anécdotas! Cuando te canses de oírme pedir (cuenta más, queda con Niord...) me avisas XD Besos, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo podría cansarme???!!! Comentarios como el tuyo me hacen taaaan feliz :-)
      Contaré más, hay historias para un libro de los gordos... y te mencionaré especialmente cuando haga la segunda entrega de premios y leas como ha seguido la historia con Niord (que lamentablemente se ha quedado en virtual).

      Besitossss

      Eliminar
    2. Eres toda una intrepida fierecilla, me esta gustando stalkearte, teniendo tanta chicha para contar y viendo lo bien que te expresas no entiendo porque estabas sosuna hablandome, Arivle que te conoce bien seguro que no le importaria quedar conmigo un dia para contarme todo lo que me he perdido sobre ti, eh que no Ari? xD

      Eliminar
    3. Epa, epa!!! Me estás llamando sosuna????

      Se me está ocurriendo una super idea... y me haría muchísima ilusión! Os imagináis Arivle y Niord que de este humilde blog sale una cita fantástica y de hartón de reir???? San Valentín me está contagiando amor y me siento una nena cupido hoy!

      Besitos a ambos, posible parejita!

      Eliminar
    4. Jajajajaja! Pero que setoooo? Niord, por supuesto que te pongo al día de la sirena, que de sosuna no tiene nada!Besos a los 2! (María, estoy por aquí aunque no comente)

      Eliminar
    5. Vaya, encuentros en la tercera fase eh! esta por decidir quien pone la banda sonora y quien la nave espacial jjaja.
      Va, vengase aca para aca señorita, sientese en mis rodillas que yo le explico las curiosidades que tenga a bien preguntarme xD

      Eliminar
    6. Vaya tela, aqui a cual más loco!
      Besos a ambos!

      Eliminar
    7. Niord, todavía ando dándole vueltas a lo del bidón de gasolina. Qué clase de parafilia es esa?
      María, qué peligro tienes...

      Eliminar
    8. Cuando te piden mas gasolina siempre has de estar preparado, puedes huir, puedes esconderte, puedes darle lo que busca, todo depende de lo caliente que quieras estar xD
      A maria enseguida le empezaran a aparecer viejas victimas de redes sociales por el blog, somos como los zombis, nunca venimos solos, yo me pido su cerebro, los que vengan despues tendras que conformarse con las sobras.
      Ari acercate que te muerda va.

      Eliminar
    9. Jajajajaja!
      Estarás vacunado, no?
      Perdone usté, pero las "víctimas"de María en realidad no lo son tanto... Además, son sujetos dignos de estudio. María cumple una labor social desinteresada.
      Siéntate en mis rodillas, ven que te muerda... Meh! Menos lobos :-P

      Eliminar
    10. Científica salvage haciendo tesis animal, es un buen slogan oye!
      Tu seguro que has sido una estudiante de 10 entonces, recomiemdame tu anecdota preferida va o cuentame alguna tuya haber si poco a poco vamos dejando de lado la timidez ^^

      Eliminar
    11. Ah y que sepas que los zombis no se vacunan, solo reparten amor a mordiscos! Quieren tener una parte de ti en su interior, fijate que tierno!
      Los lobos en cambio muerden per no son de mi especie, por lo menos hoy no, hoy me siento leñador y tengo frases afiladas.

      Eliminar
    12. Mmmm, pues como anécdota curiosa un tipo aparentemente majo se empeñó en comprarme unos carísimos zapatos de tacón de aguja. Para que paseará por su espalda! Obviamente jamás quedé con él y decliné su oferta amablemente, lo que el sujeto entendió como quiso, empeñado en armarme de todo tipo de artilugios y prometiéndome sumisión sin límites... Y no, el bdsm no va conmigo. Ahora cuéntanos tú una, no? Quid pro quo que decía Mr. Lecter. Va, leñador de la pradera.
      Un beso, leñador.

      Eliminar
    13. Aficionados, hasta la tercera cita no se puede incluir artefactos de tortura y ademas no se piden nunca estas cosas, aparecen magicamente sobre la cama en medio de los preliminares, asi es mas facil introducir elementos nuevos en lugares mas incomodos...
      No podria decir mucho sobre mis historias, todas muy simples y normales.
      En una ocasion quede con una chica embarazada, no lo supe hasta que no llegue a la cita y me encontre el percal, de 8 meses nada menos.
      Me acuerdo cuando aun existian los walkmans, una chica quiso hacerlo conmigo con los walkmans puestos.
      Un dia quede con una chica que nunca llego y a la vuelta para casa me paro una chica para hacerme socio del rack y me la lleve despues a tomar algo.
      Conoci a una chica que solo queria mi cuerpo, estubimos un tiempo luego quiso dejarlo porque decia que se sentia conmigo como desearia sentirse con su pareja, mas tarde se enamoro de un chico pero me hablaba porque decia que queria mi amistad, yo nunca entendi nada xD
      Habia una chica que tenia fotosensibilidad y siempre me hiba con gafas de sol, tenia agorafobia asi que quedamos en su casa, en su habitacion, en su cama, se supone que le molaba pero la cabrona lo primero que hizo fue poner el portatil y ponerme Buried!

      Eliminar
    14. Claro, mínimo hasta la tercera cita!
      Jajajajaja, alguna es real? Porque vaya tela! La de Buried es acojonante, quizá quería probar sexo en un ataúd contigo e intentaba introducirte también poco a poco en ese mundillo oscuro. Bienvenidos a la nave del misterio, Jajajajaja. María nos echa en breve.
      A mi no me pasan cosas tan raras, que aburrida soy.

      Eliminar
    15. Venga no te hagas la modesta, pasate conmigo a un medio mas comodo y ya te tirare yo de la lengua xD

      Eliminar
    16. Nu ze. No serás un sociopata? Me han hablado de tu hamster y parece peligroso.

      Eliminar
    17. OMG qué está pasando aqui!!! Estáis ligando en mis comentarios del blog????????
      Chicos, escribidme a elpezquesemuerdelaboca@gmail.com si queréis que os ponga en contacto y hago de cupido encantada!
      Pero luego me lo contáis todo que esto habrá que publicarlo!!

      Besosssss y bona nit, a dormirrrrr ya!!

      Eliminar
    18. Je! Que bien te lo pasas haciendo de casamentera! Jajaj pero me vas a espantar a Ari hablando de cupidos, tu tranquila que aqui nadie te va a clavar nada mujer, la Savage tiene mi wassap asi que si te apetece y solo te apetece pideselo, te cuento chistes en secreto y nos reimos de manera confidencial ^^

      Eliminar
    19. Oyoyoyoy! Pero qué panda! María nos mandó a dormir y hasta ahí llego. Pincha en mi perfil y así no incordiamos a la muchacha.

      Eliminar
  5. Por cierto...de que parte de este mundo eres? ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida por aquí Karen!
      Hoy por hoy, diría que soy de Barcelona, catalana por elección y por adopción. Pero... nací en Argentina y soy un culo inquieto que no para de viajar, aunque suene a topicazo me considero una "ciudadana del mundo" y me río de las fronteras.
      Y tú, desde dónde me lees??

      Besitossss

      Eliminar
    2. Jajajaja. Yo te leo desde Barcelona pero también catalana por elección. Nací en Perú. Es que somos ciudadanos del mundo! 😉

      Eliminar
    3. Entonces tendremos varias cosas en común ;-)
      Que feliz me hacce esta "internacionalización" del blog!!

      Eliminar