Busco novio

- ¿Y no te da corte que ciertas personas lean el blog?
- ¿Corte por qué? Yo digo las cosas, incluso a la cara.

Iba paseando por el Mercadona, con el carro en una mano y un aguacate en la otra. De pronto, miré el aguacate y pensé: "¿Qué coño hago comprando aguacate si no sé cocinar nada con esto?". Y me puse a llorar. No pude evitar acordarme de las tostadas de pan chafado con salmón y aguacate. Y seguí como alma en pena por el super comprando sólo 4 yogures, una única botella de agua, un paquete pequeño de pasta, chocolate, palmeritas con chocolate, oreos bañadas, unas poquitas fresas y un bote de dulce de leche. Ya tenía completo el kit de supervivencia de la soltera que se disponía a pasar el resto de la semana engordando y compadeciéndose de sí misma.

Que asco comprar para uno. Que asco subir las escaleras con las bolsas y los dedos a punto de cortarse por el peso. Que asco llegar a casa, acomodar mi ridícula compra en la nevera y sentarme en el suelo de la cocina lloriqueando porque nadie me ayudó a hacer todo eso esta tarde.  

Ya lo sé. Muchos pensaréis que me quejo por nada. Con lo guay que es vivir sola, no rendir cuentas a nadie, no despertarse con los ronquidos de nadie y comer helado a las 2 de la mañana con el pantalón del pijama de cuadros, la sudadera de flores y los calcetines gordos de pingüinitos sin que nadie juzgue tus locuras. Con lo guay que es tener el baño lleno de maquillaje y un armario inmenso lleno de ropa, toda mía. Lo guay que es lavar solo un plato, poner una sola lavadora a la semana, ver Girls, Gossip Girl, Orange is the new black y Pretty Little Liars sin que nadie se queje de la mierda de series que quieres ver.

Y otros tantos pensaréis que aún debo aprender a vivir sola, a ser feliz conmigo misma y esas cosas. Creedme: soy feliz sola, sé vivir sola, ya he aprendido todo eso. Pero simplemente, hoy no quiero hacerlo. 

Y no os confundáis. No quiero cenitas románticas a la luz de las velas. Ni paseos cogiditos de la mano. Ni quiero sorpresitas ni regalitos. Mucho menos flores, nada de flores. No quiero bombones. No quiero mariachis. No quiero canciones especiales. No quiero baños con pétalos de rosas. No quiero aniversarios. 

Pero quiero fútbol en mi casa, que lo odio, pero de vez en cuando, me gustaría hacer la cena y destapar cervezas mientras alguien ve el fútbol en mi salón. Quiero que alguien me suba la compra los tres putos pisos por la escalera. Quiero discutir por el mando y ceder alguna vez. Quiero que me obliguen a montar una feria de garage para liberar espacio de mi vestidor. Quiero que me empujen de mi cama de 1,50. Quiero que alguien me eche bronca por dejar el pijama tirado en el suelo cuando entro a la ducha. Quiero hacer rabiar a alguien con mi malhumor-sinsentido los días pre-regla. Quiero comer verduritas aunque no me gusten. Quiero que me repitan que no hay que echarle aceite a la pasta y que la nata se guarda en la nevera. Quiero comer en la mesa del comedor con dos platos, dos tenedores, dos servilletas y dos copas de vino. ¡Quiero abrir una botella de vino sin sentirme la loca que bebe sola! Quiero que alguien me líe el peta de antes de ir a dormir. Quiero darle la vuelta a miles de calcetines al poner la lavadora. Quiero plantarle mis pies helados en la espalda a alguien. Quiero compartir el sofá para las siestas de los viernes. Quiero salir acompañada a comprar chorradas al chino pijo de mi barrio. Quiero que me pidan un masaje, porque quiero dar masajes. Quiero decir que "hoy no, que estoy cansada" y al día siguiente darle lo suyo y lo de su primo juntos. Quiero ver películas, quedarme dormida a la mitad y que alguien me avise cuando acabe para pasarme a la cama. Fíjate, que hasta quiero ir a casa de alguna madre los domingos... 

Y al clásico "¿tú qué buscas en el Tinder?" últimamente respondo: busco un capullo al que joder yo primera. Eso les hace mogollón de gracia y todos me dicen que son buenas personas. No lo entienden. Señores, os he mentido: busco novio. 

(Algunos días, otros me gusta bailar en bragas con la fregona, solita y solterita) 

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

14 comentarios:

  1. Busco novia

    Quiero que me traigas la cerveza al sofá mientras veo el partido, no siempre, solo cuando he llegado tarde y el partido ya ha empezado.Quiero subir nuestra compra esos tres pisos, y al llegar arriba decir-te “ho veus que fort que estic!!muahaha!! “ cuando los dos sabremos que soy un tirillas y que he llegado tan o mas cansado que tu arriba.Quiero que te quedes con el mando y convencerte que Orange is the new black es muy buena, pero que The Affair es mejor! Quiero discutirme porque no tengo espacio para mi ropa, aunque con ese rinconcito en el vestidor tenga mas que de sobras. Quiero empujarte en esa cama de 1,50, para al volver helado del baño a medianoche, pegarme a ti cual lapa a la roca.Quiero recoger ese pijama y dejarlo doblado encima de la cama. Quiero por decir, que, ya te va a venir la regla por eso estas de mala ostia? Quiero cocinar verduritas, biológicas y de temporada y hacerme el neohippie vegano el día después de habernos comido un buen entrecot. Quiero montar una cena y que el que te diga que no se le echa aceite a la pasta se mi amigo italiano de Udine, y no poner nunca la nata en la nevera porque encima de tu cuerpo es donde mejor esta. Quiero sentarme en la mesa, y por pura pereza a limpiar, compartir la copa de vino. Quiero encontrarte con esa botella abierta y pegarte la bronca por haber empezado sin mi. Quiero liarte el peta y fumarlo antes de un bueno polvo, o después. Quiero discutir al ver como le das la vuelta a los calcetines, porque creo que no hace falta dársela. Quiero empezar una batalla de frío cuando me pongas los pies helados en la espalda, agarrando tus pechos con las manos congeladas. Quiero poder hacer la siesta los viernes. Quiero criticar las chorradas que compras en el chino y defender el pequeño comercio de barrio de toda la vida. Quiero que me des ese masaje. Quiero decirte que “hoy no” y que en menos de 10 segundos hayas conseguido hacerme cambiar de opinión. Quiero dejar de mirar la película, para observar como duermes con tu cabeza en mi pecho, con esa carita de paz. Quiero que conozcas a mi madre y descubrir que con facilidad te vas a llevar mejor tu con ella que yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he vuelto a llorar, debo estar demasiado sensiblona, pero esta vez ha sido de emoción.
      De lejos, de las cosas mas bonitas que me han dicho en la vida.
      Quieres casarte conmigo?

      Eliminar
    2. Cuidado con lo que pides, si digo que si aquí delante de la audiencia tendrás que cumplirlo!! :P
      Buenas noches sirenita!

      Eliminar
  2. Soy la primera que reconoce que está contenta siendo soltera y haciendo lo que me da la gana y con quien me da la gana, pero hay veces en las que lo que te apetece es ese algo especial con alguien igualmente especial. Nada de babosadas ni actos rebosantes de glucosa, quieres compartir una siesta, reír con una película o tener con quien probar esa nueva fantasía que se te ha ocurrido.

    Es difícil, la mayoría del tiempo, decir qué buscamos realmente cuando nos conectamos a una app de ligue. ¿Quién va a entenderlo si ni nosotras lo sabemos?

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiar la necesidad de no estar sola por una elección, esa es la clave. Elijo estar sola o elijo buscar pareja porque ahora me apetece, no?

      Deberían vetar esas preguntas en las apps, o limitarlas a "sexo o algo más"?

      Besisssss

      Eliminar
  3. Había entrado a Mercadona por una casualidad de esas de la vida, de esas en las que la vagancia prima a los principios. Con los cascos puestos y la música a tope. Fui directo a la zona de las verduras y allí la vi, mirando un aguacate como las vacas miran al tren, de hecho casi parecía no saber ni cómo cogerlo.
    "Mírala, seguro que no sabe ni qué hacer con él. Si supiera que podría hacerle un desayuno tremendo con él, unas naranjas y café..."
    Y volví a pensar, "mírala, parece tontita con el aguacate en la mano" Y lo dije en alto, sin darme cuenta, a mi puta bola con mi flamenquito. Y me miró fijamente enarcando una ceja.
    Qué guapa era la jodida, y qué cara de circunstancias, y qué calores al darme cuenta de lo que había pasado segundos antes. Me quité los cascos intentando aguantar la risa y le pedí disculpas. Y le dije que el aguacate en tostada, por la mañana, con una pizquita de sal y de buen aceite era algo que quitaba el sentido, y que los que tenía yo en casa eran ecológicos y mejores que los de Mercadona, y me encontré invitándola a desayunar, con lo que eso implicaba. Y me imaginé durmiendo junto a ella haciendo la cucharita, comiéndome su pelo, y al rato me daba un empujón y se iba sola a la otra orilla del colchón, y nos separaba un océano de sábanas después de haber pertenecido al mismo archipiélago. Y acercaba bajo la ropa de cama mi pie al suyo, y no protestó, porque soy una estufa y ella seguro que siempre tiene los pies fríos.
    Y volví a despertarme de mi sueño, y ya ella con las dos cejas formando un gran ángulo de asombro.
    Y con la cesta vacía, me esfumé hacia la señal "sin compra", y salí corriendo, pensando en lo tonto que había sido, en no haberlo sabido solucionar; y me imaginé con ochenta años rodeados de gatos.
    Qué preciosa era la jodida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aixxxx esos aguacates, cuantas cosas despiertan eh...
      Hoy me dejas sin palabras (es eso posible?). Si algún día me encuentras en la vida real, querré desayunar contigo, sin dudas!

      Estoy pensando en hacer un post del estilo "elige tu propia aventura", estoy segura de que tu participarías en continuar la historia como un juego literario ;-)

      Besitos... tu sí que eres una preciosidad, jodío!

      Eliminar
    2. Me encantan esas ideas. La del desayuno sin duda (guiño codazo), y la del juego literario, también (emoticono de corazón) No digo en alto cual de las dos más. Besos enormes, pez bombón

      Eliminar
  4. Alaa todo el mundo se ha apuntado al carro de los relatos oye! Jaja
    Menudo exito tienes Savage! Yo me voy a apuntar tambien!

    No te dejan estar triste, siempre vas a tener gente que se lo curre por sacarte una sonrisa y quitarte el mando de la tele!
    Como los buenos libros te voy conociendo a cada capitulo y leyendo entre líneas percibo una gran persona, si de mi dependiera iría de sorpresa a picarte a tu casa trayéndote multitud de verduritas frescas, al abrime la puerta te daría un gran abrazo riendo al ver tu cara de estupefacción, lo mantendría unos minutos porque se que lo necesitas, en silencio para que ningún pensamiento enturbiara tu momento y tan rápido como lo ofrecí rompería ese abrazo como si jamás hubiera pasado mientras te tomo el pelo con pingüinos y conejos y voy adentrándome en tu piso cogiéndote de la mano, todavía en shock te llevaría hacia tu baño y cerraría la puerta tras de ti para que pudieras recomponerte y arreglarte, empezaría a prepararte la cena, porque las sorpresas no son buenas con el estomago vacío, seguro que saldrías del baño guerrera, intentando discernir si soy un invasor o una visita pasando del WTF inicial al OMG que haces en mi cocina, pero ya estaría preparado el primer plato, una sonrisa iluminaria tu rostro, porque a un cocinero en pena faena es difícil de rechazar, hablaríamos de mil temas mientras preparamos la mesa juntos y te lanzaría servilletas de papel comenzando una pequeña batalla hasta que acabáramos en el sofá forcejeando y jugando a las cosquillas, firmaría la paz contigo con un beso en tu frente y volveríamos a la mesa a cenar con una botella de vino preparada para la ocasión, te hablaría de mi y de mi vida, de mis cosas alegres y tristes y escucharía con atención todo lo que tu corazón quisiera contar, me aseguraría de que tu copa siempre estuviera llena para incentivar el intercambio, quiero saberlo todo de ti, seguro que nos extenderíamos horas, la botella estaría vacía y dos o tres latas de cerveza también habrían caído, sin darnos cuenta acabaríamos en el sofá ya los dos mas cerca, uno frente al otro y hablando de temas profundos, mi mano cogería la tuya mientras vas desgranando tu historia y me hablas en voz mas suave, preguntaría, comentaria también en voz suave acompañando tu momento en susurros en ocasiones obligándote a acercarte mas a mi, a estas alturas tus manos estarían sobre las mías y apenas unos centímetros separarían nuestros rostros, estiraría de tus brazos delicadamente para estrecharte contra mi fundiéndonos en un abrazo cargado de cariño y de esa manera continuaríamos la conversación, contándonos secretos y temores hasta las tantas de la noche, en algún momento rompería el ambiente con algún comentario divertido y me separaría de ti para darte un pellizco o dos por puro capricho, picándote y desafiándote para comenzar algo divertido, me intentarías pellizcar tu a mi, te inmovilizaría las manos y probarías a zafarte y inmovilizármelas tu a mi, nuestros cuerpos no pararían de rozarse entre bromas, cosquillas y hasta algún que otro mordisco hasta acabar extendidos sobre el sofá, tu boca arriba y yo encima tuyo agarrando tus manos, nuestras narices rozándose, encontrándome mirando fijamente tus ojos sonrientes, chispeantes y profundos, no podría evitar acercar mas mi rostro al tuyo, haciéndote notar mi respiración y poniendo en contacto mi cara con la tuya, rozando tu cuello con mis labios y sintiendo tu calor y la tersura de tu piel, acercaría mis labios a tu mejilla y la acariciaría con ellos pero yo sigo con la broma todavía, plantaría mis labios en tu cara soplándote de manera que surgiera una pedorreta, lo repetirá en tu cuello mientras tratas de evadirte de mis brazos, ahora serias mía para lo que quisiera hacer contigo, te haría rabiar un poquito y también reír, que te sientas viva y contenta y así llegaría la hora de mi partida, abrazándonos una ultima vez pero con promesa de repetir nuevamente y con un cachete en el culo antes de que te diera tiempo a cerrar la puerta.

    EA!

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, pasaría del WTF inicial al OMG que haces en mi cocina! Jajja, la verdad es que pienso muchas veces cuando oigo pasos en la escalera que quizás es "alguien" que viene a verme de sorpresa, pero suele ser el vecino con su perro o el pizzero para los chicos de arriba.

    Tomad nota, hombres del mundo, con que poco se puede hacer feliz a María Savage, unas verduritas y unos besos de pedorreta ya me conquistarían fijo...
    EA!

    Besitossssss

    ResponderEliminar
  6. Lo siento, pero mi comentario va a ser muy breve, lo siento...
    Es normal que a veces quieras algo especial con alguien especial, a veces preferimos estar solos y disfrutar de nuestra soledad y en otras ocasiones queremos compartir momentos con otras personas. Ahora, te digo una cosa, entiendo lo del fútbol, lo de las broncas, lo de compartir el sofá para la siesta... pero lo de los domingos en casa de alguna madre son palabras mayores... Tema que, por otra parte, podemos resolver rápidamente porque, casualmente, tengo yo una en mente con la que te puedes quitar el mono...
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amore, no lo sientas!!! Lo importante es la calidad!

      Jajjaj lo de los domingos era un decir, pero que cada una se haga cargo de su propia suegra!!

      Besitos Mary!!

      Eliminar
  7. Cuando te sientas sola siempre puedes llamar a nuestra charca, tenemos todo un arsenal de cosas en el baúl de las cosas chulas para que no te sientas sola.

    PD: Las ranitas siempre vamos juntas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj gracias por la invitación a la charca!!! Creedme, yo también tengo un arsenal antisoledad... pero no es lo mismo!!

      Besitosssss ranitas!!!

      Eliminar