Experimento: Cita a ciegas... y a mudas!

#TinderOn. Sí, ya sé que dije que pasaba de Tinder. Y lo hago, la mayoría del tiempo, pero...

La primavera la sangre altera
y aquel por quien Sofi espera 
no la quiere a su vera. 

La primavera me pilla en un momento muy artístico, poético y creativo (la poesía anterior no cuenta, es una cutrada). Florecen cientos de ideas que se ponen a bailar en la fiesta que organizan mis hormonas alteradas y cachondas. Y la cita que voy a contar, es puro arte.

Match con Bob. Bob tiene fotos artísticas. Bob es un artista visual. Eso me flipa, precisamente en este momento en el que los médicos, abogados e ingenieros me parecen un coñazo (sin ofender, que mi propia profesión es el súmmum del aburrimiento). Intercambiamos 4 o 5 mensajitos y me invita al cine.

-  Oye Sofi, ¿quedamos para ir al cine? Hace un día muy de ir al cine.
- Hoy voy un poco justa de tiempo. ¡¡Pero al cine no!!! ¿Cómo se conoce a alguien estando dos horas en silencio?
- Bueno, te diría que a lo mejor se puede conocer a alguien mejor en 2h en silencio que hablando.
- Creo que sería un experimento interesante tener una cita en silencio


- Lo de quedar con alguien por primera vez, Sofi, me parece lo más <3 ¿Lo hacemos? Es nuestra única oportunidad (al menos la más natural de hacerlo). Hay una pieza de la Marina Abramovich que va en esa línea de hecho. Mucho más performativa.

La artista que mencionaba Bob, Marina Abramovic, es una mujer de muy grandes ideas. Tenía una pareja, Ulay, con la que decidieron "romper muy artísticamente" caminando desde los extremos opuestos de la Muralla China, hasta encontrarse, abrazarse y despedirse. Al cabo de 23 años, esta mujer tan brillante presenta una performance llamada "Artist is present", en el Moma de Nueva York, en la que se sienta delante de desconocidos en silencio durante 60 segundos. En eso, que aparece su amado del pasado... y podéis ver su reacción en este vídeo... ¡arte!



Obviamente le dije que sí. Me pareció una idea fantástica y el Tinder me estaba dando una sorpresa de lo más artística. Se lo conté a mi compi de piso y también estaba motivado con la idea y la quiere probar (debo patentarlo). Luego se lo expliqué a unos amigos y se rieron de mí, pero no les extrañaba en absoluto que accediera a estas frikadas. Luego me quejo de que me tocan tíos raritos, pero la verdad es que no me tocan, los busco raros... porque yo soy un poco rara.

Antes de quedar, Bob y yo pusimos ciertas reglas:

- Lo primero era pensar en el lugar de encuentro. Él proponía un bosque, una casa o un parque. A mí, llámame paranoica, pero se me antojaba un poquito peligroso ir a una cita a ciegas a un bosque con un pavo con el que además no iba a hablar... Luego propusimos una biblioteca, que era una idea genial, pero solo pensar en no tener alcohol sobre la mesa me aterraba. Así que, finalmente, quedamos en un bar, que es mi hábitat natural y mi zona de confort.

- La segunda regla era la del silencio. No nos engañemos, suelo ser tímida, pero al cabo de un par de cerves no hay quien me calle. Digamos que disfruto una barbaridad del silencio, pero de puertas adentro y en soledad. O en confianza. Porque si no... puede ser o síntoma de aburrimiento o, a veces, puede resultar muy incómodo. Planteamos encontrarnos calladitos y que la cita se acabaría cuando uno de los dos se levantara, pero eso me parecía muy frustrante si el que se levantaba era él, o podía hacerse eterno si ninguno de los dos quería "perder". Otra opción fue la de romper el silencio cuando uno de los dos no aguantara más, pero volvemos a lo de la eternidad. Por último, decidimos ponernos un límite de media hora de silencio y luego seguir la cita como personas normales (o que intentaban ser normales tras una cita a ciegas y mudas). 

Establecidas las reglas, quedamos en el bar Colmado, ideal para citas porque suele estar lleno y pasas desapercibido. El plan era que quien llegara primero pidiera dos cañas así no teníamos que hablar interactuando con el camarero. Pero era lunes y el Colmado estaba cerrado. Como tampoco era plan de romper el silencio decidiendo adonde ir, corrí y me senté en la primera terraza que encontré, pedí dos cañas a toda prisa y le mandé la ubicación.

Mientras esperaba, me puse a escuchar la conversación que tenían dos pijas sentadas a mi lado. Hablaban de "First dates", el programa de Cuatro, riéndose de los frikis. Luego despotricaron de sus ex y una se puso a explicar con pelos y señales la historia que tenía con un chico al que llamaba "el chiquillo". No me enteré de la historia completa porque enseguida llegó Bob.

Nos dimos dos besos y nos sentamos uno frente al otro en silencio. Y en ese momento empezó una de las mejores citas que tuve en mi vida. Puse el móvil sobre la mesa con la alarma al cabo de media hora. Bebí un sorbo de mi caña y me dediqué a disfrutar de la friki-cita. Durante el silencio pasé por varias fases:

- La observación física: lo primero que pensé fue que podría ser hermano de mi ex, tenía un parecido asombroso. Bueno, no tan asombroso, considerando que mi ex me ha dejado bastante tocada del coco y todos los tíos con los que estoy son burdas imitaciones suyas o intentos de mejora. Rubio, con las cejas aún más rubias y unos ojos azules apagados. El pelo y la barba desaliñados y arrugas que lo hacían parecer mayor que la edad que decía tener en Tinder. Tenía un look hippy-hipster que diría que era bastante estudiado. Jersey de lana que debía llevar varios años en su colección de armario y una cazadora de piel que bien podría haber pertenecido a su padre.

- Las paranoias: ¿cuánto de observador será Bob? ¿Verá que no me he depilado las cejas? Hice bien en no pintarme los labios, no va con su estilo. De hecho, creo que me he pasado con el maquillaje, éste es de los que las prefieren a cara lavada. ¡Menos mal que no me puse tacones! ¿O le gustarán más arregladas? Estoy bebiendo muy rápido, igual piensa que soy alcohólica. Que lo soy, pero que no lo piense. Mierda, no me hice la manicura y mis uñas son de pena. Mejor dejo las palmas de las manos hacia arriba así no las ve. ¿Dejo caer un poco más la camiseta para enseñar hombro? ¿O me hago la estrecha? Nota mental (como si no fuera todo muy mental ya): a la próxima cita me pondré algo de color, que siempre voy de negro y debe dar la impresión de aburrida, seria y triste.

- Los recuerdos: es curioso como mi mente voladora me alejó por un momento de aquella mesa para trasladarme a África. Tuve varios pensamientos que me recordaban a la comunicación que tuve con mujeres, hombres y niños en aquel viaje. Gente que solo hablaba un idioma, diferente al mío. Pero fuimos capaces de comunicarnos con gestos, risas, juegos, abrazos (¡¡con lo que me cuestan los abrazos!!) e intentos de signos con las manos. Las palabras no aportaban nada y no hacían falta. Como en esta cita...

- Los nervios: me retorcía de nervios. Me temblaban las piernas y no sabía dónde poner las manos. La situación era de tensión extrema. Si lo miraba a los ojos no podía evitar sonreír. Y reír!!! Sonreír a la vez nos llevaba a la risa. Yo no era la única nerviosa. Bob estaba hecho un flan. Se recostaba hacia atrás y se cruzaba y descruzaba los brazos sin parar. Sonreía e intentaba cerrar la boca. Movía la cabeza como intentando decir que esto era una locura. Resoplaba él, resoplaba yo y volvíamos a reír. A nuestro lado, las dos chicas alucinaban y se preguntaban en voz alta (quizás debían pensar que éramos sordos) dónde estaría la cámara. Una escribió en el móvil la teoría que tenía acerca de lo que estaba pasando en la otra mesa, se la enseñó a la otra y ésta respondió que se la contaría a fulanito que fliparía. Ambas llegaron a la conclusión (también en voz alta) de que se quedarían para siempre con la intriga de saber la verdad. Ante sus dudas, nosotros reíamos aún más.

- El contacto físico: Para sorpresa aún mayor de nuestras vecinas de mesa, Bob me cogió la mano. Y con la otra mano cogió mi vaso de cerveza y se la bebió él. Luego me cogió la otra mano. Me acariciaba con sus dedos finos y suaves. Pensé que para ser un artista visual o plástico, tenía las manos demasiado suaves. Me sentí incómoda. Primero por la manicura no hecha y, segundo, porque el contacto físico me resulta agresivo viniendo de un desconocido, soy bastante arisca. Pensaba que tardé meses en coger de la mano a la última persona con la que estuve y que este tío me la estaba cogiendo así sin más, sin preguntar, sin notar que no era lo que quería. Le enseñé el tatuaje que llevo en la muñeca y se dedicó un buen rato a recorrer su contorno con los dedos.


- Las fantasías: la tensión mientras nos tocábamos manos y brazos era evidente. Una parte nervios, otra cosquillas y me preguntaba en aquel momento si él estaría sintiendo tensión sexual. Imaginé de qué forma podía evolucionar esta cita y sexualicé mis pensamientos. Por sus manos delicadas, su cuerpo delgaducho y su espíritu artístico, pude imaginarlo suave. Éste es de los que follan simulando amor, imaginaba. Valoré la posibilidad de darle un poco de caña  (creo que es lo que más necesito ahora, antes que amor empalagoso), pero me era imposible imaginarlo en una situación más salvaje y animal. Las fantasías no prosperaban. No es la clase de hombre que me motiva sexualmente.

- El lenguaje de signos: las chicas de al lado llamaron para pedir sushi. Me hice la graciosa y les dije por señas que pidieran para cuatro. Las chicas ya se estaban mosqueando con nuestro cachondeíto. Bob dibujó con las manos dos cuadrados uno al lado del otro y movía la cabeza entre risas. No lo entendí, luego me explicó que quería decir que cada mesa era un mundo y las pijas estaban en otro muy diferente. Desde luego, cada silla también lo era, porque jamás hubiese interpretado eso por dos cuadrados, debe ser que yo no soy artista visual. Luego se levantó y se acercó a la pizarra donde estaban escritas las tapas y entre los dos fuimos capaces de decidir sin hablar que queríamos pedir boquerones fritos, ensaladilla y croquetas. Entró al bar para ordenar, pero el camarero le dijo que saldría a tomar el pedido. 

Y con esto y un bizcocho... ¡el silencio te abrocho! Salió el camarero y tuvimos que hablar, se acabó la magia. Tenía una voz mucho más masculina de lo que la imaginaba. La conversación fue muy fácil, ya teníamos tema para el resto de la noche. Intercambiamos nuestras impresiones y fue muy divertido y positivo.

Me explicó que en el momento de darme la mano, sentía que necesitaba algo más que simplemente mirarme, que estaba a punto de acercarse a olerme. Menos mal que no lo hizo, creo que mi reacción no hubiese sido la de devolverle el "olfateo". También me dijo que yo parecía pija "por mi forma de vestir", a lo que silenciosamente, pensé que él parecía un despojo social y que unos tejanos rotos, una camiseta negra y unas botas viejas no me hacían pija... pero probablemente ambos estábamos cayendo en prejuicios.

Para acabar la noche, fuimos paseando hasta Gracia, allí nos bebimos unas copas y cuando decidí emprender retirada, me dijo:

- Creo que para que todo sea perfecto, deberíamos dormir juntos. 

Estiré el brazo y me subí al taxi que paró. Este hombre es realmente un artista, nunca nadie se había currado una estrategia tan original para llevarme a la cama. Pero hace tiempo que no me acuesto con nadie en la primera cita, parece que aún no estoy preparada para carne fresca y, definitivamente, la noche ya había sido lo bastante intensa para mí. No lo volveré a ver.

Ya tuve varias citas a ciegas, ahora la cita a mudas... lo próximo será la cita a sordas... ¿algún voluntario que quiera verme con auriculares?

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

19 comentarios:

  1. Eres la leche! Pero como mola! la verdad es que es toda una experiencia, ansiosos estamos de leerte en la próxima cita "a sordas" jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente, fue una experiencia genial. Friki... pero genial!!

      Estaros atentos... que voy a por más!

      Besitosss

      Eliminar
  2. uauuuu!! se me eriza la piel al leer las sensaciones que se pueden sentir sólo con mirar a alguien.
    Eres fabulosa. ME ha requeteencantado
    Feliz jueves y millones de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero niña, que cosas más bonitas me dices!!! Jejej gracias preciosa!!

      Besitosssssss

      Eliminar
  3. Lo que me he reído imaginando a las mesas de alrededor haciendo conjeturas!!! Qué grande! Desde luego es un curioso experimento, es verdad, deberías patentarlo. Por cierto, me cuesta creer que seas tímida... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja créeme, muy tímida!! Por eso el alcohol es mi gran aliado... (eso queda feo decirlo, no?)

      Besitosss

      Eliminar
  4. Nos lo apuntamos!!! Esto lo tenemos que probar como sea, está wapísimo. Nosotros conocemos a varios artistas (de los gordos) un pintor de esos que facturan 100k euros por cuadro es lo más gilipollas que te puedes echar a la cara, sin embargo el poeta es un encanto; de esos que abrazan a todas horas, te escuchan y siempre quieren tomarse una última copa para escuchar y contar sus historias, además de supereducado. Los artistas son un mundo aparte, pero molan mucho porque siempre tienen alguna experiencia que compartir.

    Un Croak grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, hay artistas y artistas. Tengo atracción fatal por ellos... aunque luego nunca sale nada bueno, creo que finalmente no somos muy compatibles.

      Besitossss

      Eliminar
  5. ¡Cómo nos gustan las cosas raras, eh? Oye, pues con la bobada creo que estar en silencio, aunque sea sólo media hora, puede ser más íntimo que horas de conversación, quizá por eso yo no podría aguantar, jajajaja. Media hora sin hablar en una cita... Me ha dado un ataque.

    Pero la experiencia la tienes, y es de lo más curiosa. Eso sí, el tío listo, sólo le falto decir que ya que estabais en silencio en el bar podías hacerle una pajilla o enseñarle un pecho, por eso de conocer más las reacciones del otro... Surrealista xD El siguiente algo más normal, jajajaja. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya veo que algunas huimos de los abrazos y otras huis del exceso de intimidad!

      Ya os contaré la próxima, pero creo que de normal... no suelo tener experiencias muy normales!!

      Besitosss

      Eliminar
  6. QUé envidia me ha dado la cita... Original fue un rato, sin duda. Un beso pez bombón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De envidia nada, anímate y pruébala tú también!!!

      Besitos guapo!!

      Eliminar
    2. Uy uy uy, deja, deja. Estoy tan desencantado del mundo de las citas que voy camino de convertirme en eremita.
      Besos

      Eliminar
  7. ¡Oye! Pues tiene su punto esa cita y original es. Creo que le has dado ideas a más de uno,jajaja
    Creo que yo no hubiese aguantado la cita muda, soy demasiado tímida y tanto contacto visual con un desconocido...
    ¿Qué nos tienes preparado para la siguiente cita?
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, voy a imponer moda!! Con media hora para mí fue más que suficiente, lo suficiente para no perder los nervios por completo, que a timidez seguro que no me ganas!
      Para la próxima cita... aún no lo sé, pero ya me inventaré alguna tontería seguro!
      Besitossss

      Eliminar
  8. Muy alucinante la verdad hummm. Creo que tendré que probarlo. La cita ciega a ciegas y la muda sobre todo esta última a la que asiste tu mayor enemigo que es tu conciencia huffff no se en media hora da tiempo a verte por dentro varias veces. Lo probar e seguro me ha gustado la idea. La de estar sordo no se....... no me atrae tanto.
    Muchos besitos digamos que ciegos y de lejos que no te gusta el contacto hummmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la muda tiene su que, pero te aseguro que la ciega no se queda atrás, aunque es más una experiencia sensorial y gastronómica, pero muy recomendable! (Dans Le Noir en Barcelona).

      Besitossss sin ruido!!

      Eliminar
  9. Joder, me ha encantado la idea. Esto tengo que probarlo alguna vez, tiene una pinta fenomenal xD O sea, tiene pinta de ser una cosa súper estimulante, necesito engañar a alguien para hacer esto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruébalo, aunque no funcione... tienes risas garantizadas!!!
      (Luego me lo cuentas ehh)

      Besossss

      Eliminar