Un novio para mi ex

Sorpresa! No soy Sofi, sino su ex marido... Tiene morbo gracia, ¿no? Pues resulta que después de mi última relación, nuevamente fallida -¿cómo, sino?-, me he reencontrado con Sofi y le he comprado su coche, que antes fue nuestro y del cual aún pago mensualidades, absurdo, ¿no? (cuidado, no caigas en juzgar o serás juzgado). En definitiva, que a raíz de eso ahora somos amigos, o algo así y, aunque no follamos (siento quitarle un punto de morbo añadido), me ha invitado a colaborar con su blog, ya que sabe que me encanta escribir. 

Pues bien, aquí estoy... ciertamente, este no es mi estilo, yo suelo escribir con Adele, Iván Ferreiro, Bon Iver, pero cuando se trata de ella, mejor poner ACDC, no medir el puto vocabulario y aceptar la invitación.


Así que he pensado escribir sobre algo que domino: ser el ex marido tiene sus partes positivas y/o curiosas, y estas son algunas de ellas:


- Te da absolutamente lo mismo con quien ande tu ex mujer, hasta el punto que puedes leer su blog con varias de sus aventuras. Si no es así, es que aún algo no ha cerrado.

- Te importa más bien poco, o nada, quedar bien o no, ya te conoce sobradamente, ¿para qué jugar a seducir? Simplemente eres tú mismo, sin más

- Donde en su día veías un culpable, hoy ves dos responsables (sobre este tema fue lo último que escribí después de mi última relación)

- Conoces su situación financiera a la perfección, no te atreves a juzgarla porque contribuiste a su situación de pobreza actual (y ella a la tuya) y encima compartes penurias porque por separado somos mas pobres que cuando estábamos juntos. 

- Tienes el derecho a opinar -que no es lo mismo que juzgar- sobre situaciones familiares, porque su familia, también fue la tuya.

- Puedes recordar buenos momentos en buena compañía sin resultar pesado (ambos recordamos a una pareja que insistía en enseñarnos las fotos de sus viajes, con diez tomas sobre la misma araña, nosotros preferimos no molestar a nuestros amigos en común y simplemente recordar los viajes entre nosotros).

- Siempre podrás decir... ves esa tía tan maja... pues un día quiso casarse conmigo.

- Probablemente seas de las personas que mas la conoce. Sabes si está triste nada mas saludarla. Sabes que si traen olivas con la cerveza, ella no cogerá ninguna. Sabes que no sabe callarse las cosas. Sabes de su adicción al dulce de leche y a las series. Sabes que no es una buena idea privarla de su siesta de viernes. Y aunque ella sabe que no debería, no se te ocurre persuadirla para que deje de cenar pasta.

- Puedes aconsejarla sobre sus amores y desamores, como hombre y sabiendo que ella no es el tipo de chica que sigue consejos. Pero los tuyos los sigue porque le aconsejas cosas que ella haría de la misma manera. Y aunque pienses que el tío que la hace llorar no está a su altura, le aconsejarás que no se guarde nada dentro y hable con él.

- Serás el primero y el único con el que se casará. No sé si eso es bueno, pero has sido un hito importante en su vida.

- Aún cuenta contigo. Siempre contará contigo.

- Puedes poner a parir a gente delante de ella, porque sabes que ella se sumará a tus críticas. Y os reiréis de actitudes y cosas que hacen los demás. Sois cómplices. Lo bueno es que también podemos reirnos de nosotros mismos.

- Os vais de fiesta y ya conoces de sobras las borracheras que tiene, ya sabes que es pisar la discoteca, amorrarse a un cubata, bailar muy poquito y ponerse a hablar con todo quisqui en catalán. También te jode su buen beber y su conciencia a pesar de su sangre al borde del coma etílico. Y como en los viejos tiempos, también puedes interponerte entre sus ligues y ella para marcar territorio. Solo que ahora te presentas como el ex y eso los espanta más aún que cuando eras el marido.


- La animas a cumplir su sueño de marcharse a ver mundo, porque sabes que no estará completa hasta que no se quite el capricho de encima. La animas a que empiece por Costa Rica, porque los dos sabemos que por ahí se empiezan cosas muy bonitas.

- Eres el EX MARIDO. Joder... ¡eso son palabras mayores!

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

4 comentarios:

  1. ¡Fantástico el fichaje!
    Me ha encantado este post porque desmonta bastantes mitos sobre los "ex".
    Espero que le dejes más espacio y podamos seguir contando con su punto de vista.
    De verdad que me ha encantado el post, pero si me tengo que quedar con algo es con: no caigas en juzgar o serás juzgado. Creo que esa frase nos la tendríamos que grabar todos.
    Besicos a ambos.

    ResponderEliminar
  2. Me estoy planteando ponerlo en nómina! (Ah, no, para eso tendría que ganar dinero con el blog jajaj)
    Estoy orgullosísima de haber llegado a este punto con un ex, nunca lo hubiese dicho... y créeme que ha costado lo suyo (3 años de silencio), pero aqui estamos escribiendo y leyéndonos juntos otra vez!

    Besos para ti!!!

    ResponderEliminar
  3. ojala pudiera ser amiga de mi ex, por el bien de nuestra hija y para ya no estar metidos en juzgados familiares jajajajaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que no podáis tener al menos una relación cordial por vuestra hija, ánimo Brenda, ponle voluntad!! De todo se sale... y de los juzgados también!

      Besitosss y gracias por leerme!

      Eliminar