No te contesta a los mensajes porque no tiene tiempo

Vuelves a mirar la pantalla del móvil. Sigue igual que hace cinco minutos. Nada, no recibes nada. Después de esa cita fantástica, decides hacerte la dura y que te escriba él. Pero no puedes evitarlo, te mata la ansiedad y le mandas el primer mensaje a las 12 del mediodía, no has podido esperar ni 24 horas: «Bon día! Ayer me lo pasé genial, a ver cuando repetimos!».

Cri-cri... cri-cri...




SILENCIO ABSOLUTO. No te contesta a los mensajes.


Intentas excusarlo:

"Posiblemente tenga comida familiar y no quiere que le vean la cara de bobo que pondrá al contestar a mi mensaje"

"Quizás quiere hacerse el duro para que no piense que le he gustado tanto"


"Acaba de terminar una relación, querrá ir despacio"

"Dale su tiempo, estará ocupado"

"No debe ser de las personas que miran el móvil tan seguido como yo"



"Quizás no le gustan los mensajes y me llama cuando esté más tranquilo"

"A lo mejor ha perdido el móvil. O se le ha caído al wc. Quizás lo han atracado, pobrecito mío"


Debe haber estado super liado todo el día, porque no te ha escrito nada. Bueno, que digo todo el día. Debe ser el hombre más ocupado del mundo, porque ya llevas una semana esperando ese mensaje. A ver, bonita, tú que te pasas todo el día rascándote el higo, no puedes entender que otros tengan ocupaciones súper importantes. Tienes demasiado tiempo libre y por eso te emparanoias, pero él... él no te contesta a los mensajes porque no tiene tiempo.


Su mensaje tarda en llegar, pero más vale tarde que nunca: «Perdona guapa, es que no he parado ni un minuto, estoy a tope de curro. Esta semana no podré quedar que voy a mil. Quizás dentro de 20 días, cuando vuelva de Honolulu».

Claro, como yo estaba tan ocupada juntando florecillas del prado, ni he notado que tardabas. Ah no, espera. SÍ QUE LO HE NOTADO. Y te diré contaré cuatro cosas, chaval:


Esta mañana pego un salto de la cama, tarde como siempre, como ayer tuve ensayo de gospel hasta tarde, hoy me cuesta madrugar. Me quito el maquillaje, porque tengo un rímel tan superwaterproof, que no se ha ido del todo al quitármelo ayer. Enchufo la plancha del pelo. Voy a la cocina, meto el té al microondas y el pan en la tostadora. Vuelvo al baño, me vuelvo a maquillar y me plancho el pelo, mientras espero atenta el ruido de la tostadora. Me visto con lo primero que encuentro y voy a la cocina con los zapatos en la mano. Engullo las tostadas con miel, que ayer me casqué la garganta en gospel. Programo la lavadora con las sábanas de los guiris que se fueron anoche. Cojo la fiambrera y la mochila del ordenador y corro para no perder el tren. En el tren abro el portátil y escribo medio post para la semana que viene. Bajo del tren, me subo al autobús, contesto un par de reservas de guiris y repaso mis nuevos (y pocos) followers de Instagram (@roundtheworldfish). Llego al trabajo. Trabajo, trabajo, trabajo. Subo a calentarme el tupper, que por suerte tenía en el congelador, porque ayer no me ha dado tiempo a cocinar. Engullo la comida porque tengo que salir corriendo a la clase de inglés. Después de inglés, sigo trabajando hasta las 6, vuelvo a coger el autobús, repaso otra vez las redes sociales y me subo al tren. Ahora es el turno de la universidad. En 20 minutos de trayecto me da tiempo a contestar una sola de las 10 preguntas de la prueba de evaluación continua que tengo que entregar en 2 días. Paso por la farmacia a preguntar por el champú de mi amiga Sara, luego voy a Correos a recoger el libro de Alena KH que me he comprado por Amazon en un break del trabajo y subo a casa con la lengua fuera. Cuelgo las sábanas. Pongo sábanas secas y limpias en la cama y me dedico a barrer y quitar polvo para que los nuevos guiris que llegan esta noche me pongan una buena evaluación en Airbnb. Cuando llegan me pillan intentando contestar a la segunda pregunta de la práctica de la uni. Me dedico media hora a explicarles que la ducha no puede ser muy larga, que la mampara sigue rota, les doy la clave del wifi y los ayudo a comprar las entradas para la Sagrada Familia y el Parc Güell. Me como un yogur y me acuesto a empezar el libro que he recogido antes. Me duermo con el libro en el pecho tras tres capítulos. 

Entre todo eso que pude hacer, también tuve tiempo de mirar el móvil 8 veces y ninguna de esas vi el puto mensaje de los cojones. 


¡¡¡¡¡VENGA YA!!!!!

Te juro que hice la prueba, me he cronometrado escribiendo «hola guapa, yo también me lo he pasado muy bien, me gustaría volver a verte pronto, espero que tengas un buen día, un beso» y lo hice con un solo dedo, por si eres como mi amigo Manuel, que se atabala con las letras tan pequeñas: 45 segundos. Entiendo que tu tiempo vale oro, pero SON SOLO 45 SEGUNDOS. En serio, creo que no afectará a tu calidad de vida ni a tu eficiencia laboral que dediques esos 45 segundos en escribirme.

Incluso podrías dedicar esa fracción de minuto en mandarme a pasear, en decirme que la cita fantástica en realidad no lo ha sido para ti, lo típico que se dice de "no he notado el feeling" y eso que te ahorras, porque luego no tendrás que alargar la conversación nunca más. 

Pero no, el señorito no tiene tiempo.

¿PERO TÚ NO CAGAS? MÁNDAME UN PUTO MENSAJE CUANDO ESTÉS CAGANDO, SO DESGRACIADO. 

Que me enciendo...


Si has tenido los 7 minutos que se tarda en leer este post y entretenerte con sus gifs (cronometrado también), tendrás los fucking 45 segundos para mandarme el mensaje. 

Hombres ocupados, os recomiendo un máster en gestión del tiempo, os hará la vida más fácil. Y que os vayáis a colársela a una foca, que nosotras no nos lo creemos más.



Chicas pacientes, no perdáis el tiempo que sí tenemos todos, en hombres que no pueden dedicaros ni 45 segundos. 

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

16 comentarios:

  1. Amén, hermana! No tengo nada más que añadir. Bueni sí, un abrazo pescadilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que hayas tenido tiempo para comentar aquí!! ;-)

      Eliminar
  2. ¿De verdad haces todo esto y sigues viva? ¡Venga ya! ¡¡Con el 15% de esas cosas yo acabaría muerto!!
    Un relato genial Sofi. Me he divertido mucho leyéndote, estresante pero muy divertido relato. ¡¡¡Te felicito!!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj veo que he conseguido estresaros (y divertiros) y eso me encanta, así se entiende mejor que uno saca tiempo para responder cuando quiere... y cuando no tiene interés le echa la culpa al tiempo!
      Gracias por pasarte!!
      Besosss

      Eliminar
  3. Hija mía, no pienses mal, es que cuando te fue a contestar, se cayó el whatsapp... ¿No te enteraste? ¡Claro! Con la cantidad de cosas que haces a lo largo del día no me extraña. Aunque te digo una cosa, entre todo eso me falta un poquito de siesta, ¿eh?
    Fantástico el post, como siempre.
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siesta? Eso que es?? Jajaj, afortunadamente hago la siesta cada viernes, pero cuando me despierto... contesto a los mensajes!!

      Gracias guapi, besitosss

      Eliminar
  4. ¿Te puedes creer que me pasó eso la semana pasada? Había quedado para comer con un chico que tenía que recogerme en mi casa, y no se presentó :( Le escribí para ver qué pasaba y no me contestó... hasta el día siguiente!! Al parecer le había surgido un imprevisto y no tuvo tiempo de avisarme, pero estaría encantado de quedar otro día. Sí, claro, espera sentado, guapo :s

    Y por cierto, enhorabuena por rentabilizar tan bien el tiempo!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo puedo creer, claro que sí!!! Ni te imaginas la cantidad de plantones y excusas de mierda que nos hemos comido mis amigas y yo, esta gente no merece ni medio minuto nuestro!

      Besitos guapa, gracias por pasar!

      Eliminar
  5. Plas, plas, plas, aplausos!! Tienes toda la razón, y em has hecho reír mucho con el 'tu no cagas', porque lo pienso millones de veces, y otras lo digo. Que estaremos todos muy ocupados, pero no me digas que mientras cagas, que no puedes hacer gran cosa más, no puedes aprovechar y responder a un jodido mensaje...

    Aunque también te digo... A veces soy yo la que no contesta a los mensajes, y mi tránsito funciona muy bien, jajajajaja. Mea culpa!

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mea culpa o caga culpa? jajaj sorry, la tontuna del día!
      Claro, yo también dejo mensajes sin contestar, lo hacemos todos, pero no digo que no he tenido tiempo. A buen entendedor sobran palabras, traduce mi falta de respuesta por falta de interés, no?

      Besitosss

      Eliminar
  6. Un relato muy divertido, ágil hasta llegar a estresar pero muy bien estructurado para mostrar ese mensaje. ¡Cosas de la tecnología! A veces cuanto más a mano tenemos las cosas más demoramos el actuar. ¡Ay! En mis tiempos solo disponíamos del teléfono fijo, o como mucho el supletorio para que no me escucharan mis padres; y las cartas que se recibían en el buzón. Bueno, como se suele decir ¡él se lo pierde! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber podido transmitir el mensaje!! Gracias!

      Realmente, debería dedicarle un post a las comunicaciones amorosas de nuestra adolescencia. Yo tenía un teléfono fijo que estiraba al máximo posible por el pasillo y pasaba el cable por debajo de la puerta del baño para poder hablar con "intimidad"... qué tiempos!
      Besitosss

      Eliminar
  7. Por casualidad , he visto el post y yo cuando estaba soltera tres cuartos de lo mismno. ¡Vaya tela con los hombres! Me ha gustado mucho tu entrada. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Keren, espero que la casualidad te haga quedarte por aquí!! Gracias, realmente, nos pasa a tod@s!!

      Eliminar
  8. Claramente, prioridades diferentes. Si la relación ya está establecida, es normal dejar un mensaje para más adelante, y que ese más adelante se alargue y sea víctima del ahora. Pero si precisamente solo se ha establecido contacto, hay que cuidarla al minuto... A menos que no interese. Cuando se es adolescente se cae en la trampa de hacer esperar para que no se note tanto lo enganchado que estamos, pero à estas alturas de la vida se ha de ser más directo (dijo el indeciso peofesional)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente falta de interés. El día que alguien me responda "perdona, no te he contestado antes porque no me apetecía", os invito a todos a una ronda!

      Besitosss

      Eliminar