11 cosas que no debes hacer en la primera cita

Quedáis en desvirtualizaros, pasar al plano real y tener una cita. O concretas con el chico de aquella fiesta para volver a veros en una cita formal. O accedes a conocer al amigo de tu primo en una cita a ciegas. De cualquier forma, una primera cita siempre es especial. Quieres causar una buena impresión, tienes ciertas expectativas sobre la otra persona, imaginas conversaciones, piensas en el outfit e incluso puede que ensayes caras delante del espejo. O puede que seas tan relajado y/o acostumbrado a las primeras citas, que ya domines esta clase de situaciones. Aún así, hay una serie de cosas que debemos evitar en la primera cita:

1- No escuchar. Los millennials egocéntricos tenemos muchas cosas que explicarle al mundo. Te encontrarás con alguien que te explicará sus rollos y tú explicarás los tuyos. No está de más poner algo de interés, hacer preguntas sobre el tema que te cuentan y hacer pausas en tu monólogo para que el otro pueda interactuar contigo.



2- Esta bien lo de hacer preguntas, pero hay algunas que las podemos dejar para muuuucho más adelante. Preguntas del tipo "¿tus padres viven?", "¿cuánto ganas al mes?", "¿cuánto te ha costado ese reloj?", "¿cuánto pagas de alquiler?", "¿por qué os divorciasteis?", o la clásica "¿cuándo tienes pensado tener hijos?"... sobran.

3- Tu ex no es relevante en la primera cita. En serio, al otro le importa un pimiento si te ha puesto los cuernos, si os ibáis de vacaciones a Lloret o si donde estáis cenando era vuestro sitio preferido. O puede que incluso sienta aversión hacia el tema ex, o que parezca que aún no lo has superado. La cita es para conocer vuestro presente, deja al ex en su casita.


4- Hay primeras citas centradas en la charla y algunas primeras citas un poquito más calientes que acaban en cama. En cualquier caso, la primera vez ya se sabe que nunca es la mejor, no necesitamos explicar y que nos expliquen detalles sexuales con otras parejas, porque eso nos hará comparar involuntariamente, probar cosas absurdas, acomplejarnos o generarnos una idea equivocada.

5- Si la primera cita es para comer o cenar, vigila con lo que pides. A ver, yo no soy de las que miden las calorías, ni se me ocurriría juzgar que el otro se jalara 200 alitas de pollo. Pero hay ciertas comidas que yo evitaría: los espaguetis con salsa de tomate, las hamburguesas XL, noodles si no tienes mucha destreza con los palillos...


6- Tema drogas: allá tú si las consumes, personalmente te diría que no es buena idea por razones obvias. Pero más objetivamente, también te diría que drogarte en la primera cita puede ser catastrófico. Y no tengo mucha propiedad al hablar del alcohol, pero emborracharse en la primera cita... tampoco es una genialidad, vamos que cada uno haga lo que quiera, pero que sepas que puedes hablar más de la cuenta y hacer alguna que otra estupidez, luego no te extrañe si te hace ghosting.

7- Controla tus ilusiones. Un chico me dijo en la primera cita que no creía en el poder de Tinder, pero que tras media cerveza conmigo había recuperado las esperanzas. Otro me hizo llegar un texto de 3 hojas A4 con las maravillas que había visto en mí. Yo soy la primera que tiene una voz perversa en la cabeza gritando "¡es él, es el padre de tus hijos!", pero por el amor de dios... ¡disimula si no quieres espantar a la otra persona!


8- No has quedado con una persona tonta. Tenéis cosas en común. Ni tú ni él os creeréis el exceso de promesas y planes futuros. Podemos ir a probar este restaurante juntos, yo te enseñaré a tocar la guitarra y tu me enseñas a hacer kitesurf. Me encantaría probar tu lasagna, la próxima vez te llevaré un vino que te encantará. Deberíamos ver Game of Thrones juntos. ¡Quieto ahí! ¿Tú sabes cuantos capítulos tiene una serie? Venga hombre, hacer un plan para la siguiente cita está bien, pero no planifiques el año completo....

9- Las berenjenas te dan cagarrinas. La ginebra te dará gases el resto de la noche. Mezclar alcohol con sushi en altamar te hace vomitar. El martes no puedes quedar porque tienes colonoscopia. Ok, es una putada. Pero queda terminantemente prohibido hablar sobre los problemas de tu sistema digestivo en la primera cita.



10- Hablar más de 10 minutos sobre el trabajo. Él es abogado, te cuenta con pelos y señales su último juicio contra un banco. Cuando dejas de bostezar, tú le explicas lo complejo que es aplicar deducciones fiscales por investigación ahora que se acerca el impuesto de sociedades. Apaga y vámonos. En serio, puede apasionarte el trabajo, pero al otro con suerte le parecerá interesante durante unos minutos. O puede que tu trabajo y tu jefe sean los peores de este mundo, pero el otro no quiere aguantar tu frustración en la primera cita. 


11- Obsesionarte con lo que no debes hacer. Disfruta de tu cita, mete la pata, haz el ridículo, ríe y cuéntaselo a tus amigos. Y sobre todo... ¡no me hagas mucho caso!

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

2 comentarios:

  1. Menudo repaso has hecy. Hace muchísimo que no tengo una primera cita, pero bueno, me consuela saber que aún tengo un par de dedos de frente y que hay ciertas cosas que no se me ocurrirían hacer.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme que no todos tienen esos dos dedos de frente... Todas y cada una de las cosas de esta lista me las encontré en primeras citas, eso que te ahorras!!!
      😘😘

      Eliminar