Vendo cotilleos, que me los quitan de las manos...

Érase una vez, un grupo de chicas que coincidieron para cenar. Estaban las amigas de Fulanita, amigas de Menganita, la prima de Maripili y la cuñada de Conchi. Sin caer en tópicos, lo que pasó es que cervecita arriba, cervecita abajo, había muchas cosas que explicarse, de esas cosas que se explican las chicas a veces.  

La vecina de la Pepi ya había llevado dos chicos diferentes al piso esa semana. A Marta, la de recepción, se la encontró Juan en el Tinder. El chico nuevo parece gay y el otro día discutía con alguien por teléfono. Pedro se ha ido de vacaciones con Virginia y están todas flipando, después de lo que pasó.




— ¿Y que fue lo que pasó?

— Pues que ellos tuvieron una historia. De las truculentas. Y ella compuso una canción que hablaba de él.

— Una canción que no deja lugar a la imaginación

— Donde hubo fuego, cenizas quedan

— Estos dos siempre han estado juntos

— Son tal para cual, los dos petardos

— Pues mira a la mosquita muerta, que callado se lo tenía

—Y encima él, le tira la caña a todo lo que se mueve




El caso es que la cuñada de Conchi, escucha en silencio. Cuando llega a casa, le manda un mensaje a Pedro y le dice que ya no quiere verlo más, que se acabó. Pedro no entiende nada, pero le parece bien, porque la cosa no estaba funcionando entre ellos. La cuñada de Conchi sufre con la información que se ha llevado de aquella cena, maldice a Virginia, a Pedro y al puto verano y sus vacaciones de los cojones.

La cuñada de Conchi no sabe lo que pasa realmente. No sabe que Pedro y Virginia tuvieron algo que no es de dominio público. Algo que solo ellos dos saben, a pesar de lo que diga la canción que sus amigas escucharon. No sabe que eso pasó hace dos años y que Pedro y Virginia son amigos, de los de verdad, de los que pueden irse de vacaciones juntos. 

Lo que no sabe es que sí que dormían juntos algunos días y separados otros. Y tampoco sabe si follaban como locos o follaban con otros. O si no follaban nada. No sabe que Virginia se pasa el día enganchada al móvil mandando mensajitos a sus rolletes y colgando tonterías en Instagram. Y que Pedro pasa de las chorradas de Virginia, de Instagram y del móvil. Porque está de vacaciones y no sabes lo que hacen los demás de vacaciones cuando tú no estás.

La cuñada de Conchi olvidó que lo más fácil es preguntar y creer. Eligió guiarse por los cotilleos y sufrir por nada. Montarse películas que no eran. Que la suya quizás no tendría final feliz, pero el nudo de la historia no pasaba por las vacaciones de Pedro y Virginia. Los hombres le hacen daño, porque los hombres son así, piensa. Ya no confía en los hombres. 

La cuñada de Conchi ahora puede agradecerle a su imaginación, sus paranoias, sus amigas, o a las amigas de Fulanita, amigas de Menganita y la prima de Maripili, que ella y Pedro no bebieron juntos ni se comerán las perdices de los cuentos felices. 

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

12 comentarios:

  1. Que triste...todo en general, los cotilleos, los malos entendidos y sobretodo​, el no preguntar...

    Solo decir a la cuñada de Conchi, a por otro pececillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuñada de Conchi seguro que después de esta aprende la lección de no hacer caso a los cotilleos, no?
      Besitosss

      Eliminar
  2. Esto tiene sabor a... yo sé del amigo de un amigo que le pasó.... por no decir que "la cuñada de conchi" somos todos en algún momento dado y por no poner nuestro nombre usamos pseudonimos!!! �� muy bueno el post cierto como la vida misma!��������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier parecido con la realidad... puede ser real! jajaja
      Muerte a los cotilleos!

      Eliminar
  3. No te negaré que me he perdido un poco en esta historia, pero es que yo no soy muy de cotilleos. Pero sí, comparto el mensaje final. Es una pena que por no hablar abiertamente y/o preguntar, las cosas se enreden o se acaben estropeando.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudas? --> pregunta! Todo sería mucho más fácil si dejáramos de especular... y no es fácil, que soy la primera en montarme paranoias, pero... lo intentaremos!!
      Besitosss

      Eliminar
  4. Guión de una comedia de situación perfecta!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna comedia es mejor que la vida misma... jajaja
      Besitos!!

      Eliminar
  5. Paranoias nos podemos montar todos, pero antes de actuar y cambiar algo de lo que te puedas arrepentir, siempre mejor informarte bien, hablar, comprender...

    Cuantas cosas se habrán roto por los 'nosequién me dijo, nosequién le dijo a mi tía abuela que...'. Una pena, con lo al alcance de la mano que tenemos la comunicación, y más a día de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Oye, con quién te has ido de vacaciones? pasa algo", "si/no" y tan tranquilos todos...
      Hagamos las cosas más fáciles!!!!
      Besitos guapi!!

      Eliminar
  6. Es curioso, pero no recuerdo ninguna situación que entre amigos se diera algo parecido. ¿Es posible que sea típico femenino o solo que mi círculo sea más primario/honesto (táchese lo que no proceda)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría contarte una muy reciente que me pasó con chicos, así que no es exclusivamente femenino este problemita... jejej

      Eliminar