10 claves para tener una segunda cita con tu chico Badoo

Si te pasa como a mí y estás cansada de rollos que no nos llevan a ninguna parte y relaciones superficiales de tan solo unas horas, este post es para ti. Las citas exprés y los "si te he visto no me acuerdo" estarán bien de vez en cuando, pero muchas veces queremos más. Crear un vínculo, conocer a alguien interesante, ilusionarnos, vivir comienzos de cosas bonitas.

Gracias a las aplicaciones para ligar, cualquiera puede tener una primera cita hoy en día. Pero... no cualquiera puede tener una segunda cita. No es fácil. Entre tanto inconformismo, tanto egocentrismo y tanta oferta al alcance de la mano, parece que es misión imposible llegar a tener dos citas, ya de tres ni hablemos.


Desde luego, no hay una receta mágica, pero se me ocurren algunas claves que no estaría de más seguir para asegurarnos una segunda cita.


1. Para empezar, la primera clave está en el medio por el que contactas con tu futura cita. No es lo mismo que te lo presente tu prima, que conocerlo en un after. Y lo mismo pasa con las apps de ligoteo. Si lo que quieres es crear un vínculo, ir más allá de una cena rápida, un polvo y un ghosting, debes escoger una app que se adapte a lo que busques y que te transmita confianza.

Yo he decidido volver a crearme un perfil en Badoo, que fue donde conocí a mi ex y, aunque la historia merece un post aparte, la verdad es que fue la única que me dio resultados en cuanto a una relación. Además es la app de dating más grande del mundo, con más de 360 millones de usuarios. Digo yo, que entre taaaanta gente... ¡¡quien no liga es porque no quiere!! Y a eso súmale que no tienes que esperar a un match, porque si eres una persona de bien y verificas tu perfil (puntos extra a la confianza que nos da eso) puedes mandar mensajes con la posibilidad de presentarte con algo más que un par de fotos.

¡Búscame en Badoo!


2- Antes de la primera cita, debes asegurarte un básico: la importancia de un buen filtro. Si está de vacaciones, es posible que después de la primera cita tengas que coger un avión si quieres volverlo (claro, Badoo es internacional, si conoces a un sueco divino que ha pasado tres días en Barcelona... ¡¡luego te acordarás de mí cuando mires el Google maps con pena!!). Filtra también los intereses, para eso hay perfiles super detallados y puedes saber de antemano que tienes más chances con aquel que toca la guitarra que con el que le gusta la búsqueda de geocatchs. Atención también al texto en el que vemos qué buscan ellos, que si te pone "solo ONS", hace poco aprendí que significa one night stand (lo que vendría a ser rollo de una noche) y las posibilidades de segunda cita se reducen a la nada.

¡Encuentra gente que esté cerca!


3- Bien, ya estamos. Hablas con un chico que a priori te mola. Quedáis para tomar algo por primera vez. Lo ves y piensas que estás en tu día de suerte. Piensas como combina su color de ojos con el jersey nuevo que te has comprado y que en su barrio hay un cole muy bueno para vuestros hijos. Piensas cochinadas. Ok, quizás se te ha ido la olla. Pero si piensas que lo quieres volver a ver... pasemos a la siguiente clave: la primera impresión que se llevará.

Entran en juego dos cosas: tu aspecto y tu actitud. Da igual que no seas una modelo, saca tu mejor sonrisa, maquíllate con ganas —si lo haces habitualmente— y ponte tu outfit ganador. Vístete con tu color favorito, lo importante es que te guste tanto a ti, que a él se lo transmitas. La seguridad y la actitud son fundamentales. Que se note que te lo pasas bien, que estás cómoda con él y siendo tu misma. Ríe. Mira a los ojos cuando hables. Cómete el mundo y cómete esa tarta de chocolate de la carta sin vergüenza, que aquí hemos venido a pasárnoslo bien, ¡no a meter tripa!


4- La conversación es otro punto clave. Tenéis que conoceros un poco. Habla de ti, cuéntale cosas. Pero sobre todo, escúchalo. Préstale atención. Muestra tu interés. Hazle preguntas. Repite alguna cosa que haya dicho, para que vea que no lo has pasado por alto. Nadie va a una cita a escuchar monólogos. ¡Interactuar es básico!



5- Dile algo bonito con sutileza. Por tu cara imaginará que le gustas, pero no está de más hacerle un halago. Dile que te gusta su perfume, que el sitio al que te ha llevado ha sido muy acertado y pregúntale donde se ha comprado esa camisa tan molona. Dile la verdad, no exageres.


6- Dejar con las ganas. Tú quieres una segunda cita porque quieres más. Con una sola cita para ti no es suficiente. Haz que él también lo necesite. Tú conoces tus límites y cuánto más tienes para ofrecer. Déjate historias para otro día, besos para otro día, sexo para más adelante. Cuéntale historias, bésalo y follad si eso es lo que te apetece. Pero hazle saber que aún tienes más para la próxima.



7- Se está por acabar la cita, toca pagar. Esta es la clave frívola y materialista. Igualdad, saca tu cartera, que somos mujeres modernas y podemos pagar a medias. Pero... si te quiere invitar, déjate invitar. Y dile: "la próxima invito yo". Y así te aseguras de que habrá próxima. La segunda opción, —si estás a primeros de mes, la nómina fresquita en el banco y tienes un impulso de generosidad— es que pagues tú, que se sienta en "deuda" contigo y te invite a la próxima.

(Toda esta clave hay que tomársela con pinzas, los hay que no devuelven las invitaciones y las que dejamos que paguen y no nos sentimos en deuda con nadie).


8- Ten en cuenta todas las cosas que debes evitar en una primera cita si quieres tener una segunda. No es necesario que le cuentes la vida, obra y milagros de tu ex. No tiene que saber cuantos otros chicos Badoo te hablan en estos días. No lo presiones con la fecha de tu maternidad. No le preguntes sobre sus problemas digestivos. Y un largo etcétera que ya te contaba en este post.



9- Una clave que no falla es la de irse con una segunda cita programada antes de acabar la primera. Te dice que le gusta el vino, tú tienes que enseñarle una bodega especial. Te dice que monta a caballo, pídele que te enseñe. A los dos os encanta el bar Manolo del barrio, propónle quedar allí la próxima vez. Busca coincidencias o intereses comunes que te puedan llevar a una segunda cita molona y tan original que no quiera perdérsela.


10- Vuelves a casa con mariposas en el estómago. Déjate de tonterías. Si quieres volver a verlo, díselo. Que no se diga que no lo has intentado todo. Y si ni con esas... ya sabes, ¡paciencia y Badoo!!



**Post patrocinado por Badoo

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

6 comentarios:

  1. A ver... Badoo + este post, y sino ligo, ya me puedo pegar un tiro,no?

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a pesar de estar algo desactualizada en esto del ligoteo, me alegra saber que las normas básicas siguen siendo las mismas, es un consuelo, jajaja.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final no es tan complicado... las claves las tenemos, los medios los tenemos... es cuestión de química y voluntad!!

      Eliminar
  3. Debo de estar de bajón, me cuesta comentar. Teniendo en cuenta el clima político actual, solo puedo apoyar cualquier ayuda a que la gente ligue, conozca nuevas personas y que el sexo inunde el mundo. All you need is love...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la que está cayendo... amor, más amor!!! Ánimo querido Radar!

      Eliminar