Carta a mi amiga con el corazón roto

Mi querida Lola,


Amiga, que tengas el corazón roto hoy, significa que tienes corazón. Demos gracias porque ese corazón vive, siente. Se ha roto de lo grande que es, por el tamaño que ocupa todo eso bueno que has dado y que te han dado también. 

Llora. Permítete el desahogo. Llora conmigo, llora con él, llora hecha una bolita en el suelo del baño. No te avergüences de llorar. Las lágrimas purgarán un poquito ese dolor que sientes. Y tus ojos brillarán más cuando se sequen. Llora amiga, llora.

Amiga, ¡eres una valiente! Te has permitido amar, entregarte, dar. Y eso, en los tiempos que corren, es de valientes, sin duda.



No te diré que no te merece. No te diré que es un capullo y como será posible que te haya hecho una cosa así, a ti, que lo quieres tanto. Amiga, confío en ti. Si tú lo quieres, has visto más allá de los que vemos un malvado rompecorazones. Y todos merecemos algo genial, todos los hombres de este mundo se merecen a alguien como tú. Los encantadores porque lo valen, los no tanto, porque se merecen un estímulo, una segunda oportunidad, un empujón para ser mejores.

Amiga, sé que duele. Duele horrores. Duelen todos esos pensamientos que no te dejan dormir, esas ganas locas de sentir su piel otra vez y esas fantasías que te atormentan cuando piensas que un buen día se lo habrá repensado mejor y volverá a por ti. Duele el corazón roto, duele el pecho, falta el aire, faltan las ganas de abrir los ojos y seguir. Duele, pero el dolor te haré más fuerte. Y se pasará. No morimos por un corazón roto, aunque sintamos que estamos cerca.

Te vas a recomponer. Lo harás porque te rodea gente que te quiere. Lo harás porque te necesitas entera. Las cicatrices son hermosas, le enseñarás al mundo que Lola ha salido de esta y que tu corazón con cicatriz es un corazón más especial.

No estarás mejor por beber, por abrirte una cuenta en Tinder, por distraerte con comedias en Netflix, haciéndote la pedicura, ni viajando a meditar a Indonesia. Pero si quieres, bebe, tontea, mira comedias, hínchate a palomitas, píntate los morros de rojo y huye. Que sea porque lo quieres hacer. Y no será la mejor forma de superarlo, porque un clavo no saca otro clavo, porque evadir no es enfrentarse, pero será tu forma. Y te funcionará. Es tu duelo, Lola, pásalo a tu manera.


Escucha a tu corazón dolido.  Te advierto que te hará hacer locuras. Pero tú eres una loca linda y el amor es loco. Permítete abandonar la cordura el rato que haga falta. 

Lucha. Por él, lucha hasta que agotes las fuerzas. Lucha por ti. Lucha por salir de esta. Juntos o separados, pero las valientes no se rinden. Que no se diga que has tirado la toalla en el campo de batalla por esa herida que no te ha matado aún.

Abrázate amiga. Deja que te abracemos. Deja que te abrace si quiere hacerlo. Desabrázalo cuando puedas dejar ir. O cuando quieras. O no, joder, abrázalo más fuerte si puedes, que falta le hace.

Lola, mi niña, quiere. Ama. Deja que tu corazón salga al ruedo otra vez. 

Muchos besos,


Si te ha gustado, ¡compártelo!:

6 comentarios:

  1. Que bueno tener a un amigo en el que apoyarnos cuando nos rompen el corazón, lo bueno es que este siempre se regenera tarde o temprano y vuelve a latir y a sentir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es tan importante cultivar y mimar a las amistades incluso mientras tenemos pareja... que al final son las que estarán siempre!

      Eliminar
  2. Abrasadora, generosa, sincera y entregada...preciosa entrada, Sofi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja gracias Darth, siempre diciendo cosas tan bonitas...

      Eliminar
  3. "No estarás mejor por beber, por abrirte una cuenta en Tinder, por distraerte con comedias en Netflix, haciéndote la pedicura, ni viajando a meditar a Indonesia"... que gran frase. No hay remedio inmediato para un corazón roto, solo el tiempo, con el que es imposible hacer trampa. Besos (Cris).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los corazones rotos se curan, ojalá tuviéramos la clave, pero de momento solo podemos contar con el tiempo...
      Gracias Cris!

      Eliminar