¿Te acuerdas de aquel día?

¿Te acuerdas de aquel día? Sí, aquel en el que te diste cuenta de que estabas enamorado. Que esa era la persona para ti. No sentías mariposas en el estómago, sentías paz. Esa persona a la que querías tanto te estaba haciendo más feliz de lo que ya eras tú solo. ¿Te acuerdas de esa sensación de plenitud?

Ahora dime, ¿te acuerdas de lo que sentiste al día siguiente? ¿Y al mes?

Yo sí lo recuerdo. Recuerdo querer que se parara el tiempo y sentir que un fin de semana entero para una primera cita, nunca sería suficiente. Recuerdo esperar embobada esos mensajes de buenos días, de buenas noches, de "mira el bocadillo que me estoy comiendo" y de "algún día vendremos a este sitio juntos". 

Recuerdo que lo quise más que nunca aquel día en que me contó algunos de sus secretos. Y lo que lo quería cada vez que lo veía luchar contra ellos, aún sin poder contármelos. 

Recuerdo como si fuera ayer el día en el que yo lo elegí. Yo bailaba con aquel italiano, mientras lo miraba de reojo sonreir y mirarme también con disimulo. Ese día supe que nada me haría más feliz que seguir mi vida a su lado. 

Recuerdo cuando quise poner en palabras el sentimiento de "echar de menos" cuando me fui a Argentina sin él. No fui capaz, pero sí supe aquel día, que había encontrado a la persona con la que volvería allí algún día, eso son palabras mayores, créeme. 

Ese día que lo miraba barrer mis últimos supiros en aquel que fue mi refugio en mis poquitos años de soltera como adulta, uf... no lo olvidaré en la vida. Esas emociones tan contradictorias que iban de la pena por lo que dejaba atrás y la ilusión de lo que podíamos empezar a construir juntos. 

Y puedo recordar el paso de los meses juntos. Recuerdo también, cuando ya no esperaba embobada esos mensajes. Recuerdo mirar horas la pantalla, verlo en línea y reemplazar la sonrisa boba de aquellos días por la mirada triste de quien espera algo que ya no llega. 

Recuerdo cuando empecé a llorar. Lo que dolió aquel regalo de cumpleaños que llegó tan tarde. Recuerdo sentirme triste, cada vez más. Recuerdo el daño de saber que no era suficiente, que no era tan especial, que no era la única...

Unos meses más y me cuesta olvidar sus ojos llenos de lágrimas mezcladas con cualquier cosa menos amor. Cargar mis maletas en el ascensor, para empezar otra vez sola en otro lugar. Como si fuera ayer, aquellos días en los que deseaba más que nunca que el abrazo que necesitaba viniera de la persona que me había hecho tanto daño. 

También recuerdo subirme a aquel avión de su mano, en ese viaje que hoy que me pongo cursi, llamaría viaje a la segunda oportunidad. Esas tres semanas en las que reí, disfruté de él y de mi, allí lejos, sin nada más que nosotros mismos. Esas semanas en las que volvía a elegirlo, aún sabiendo que sería difícil. 

¿Te acuerdas de aquel día en ese autobús de madera en Bangkok? Miré hacia atrás y allí estabas, cámara en mano, inmortalizando ese momento... de paz. 



¿Por qué lloras? Esa persona te hizo feliz aquel día, sonríe porque momentos como esos son posibles, vendrán más. Hoy toca volver a elegir. Recuerda, pero elige cuáles serán los recuerdos que te harán salir adelante. Sabes que ahora que hay que volver a empezar, será más fácil hacerlo con el impulso de los buenos momentos...

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

23 comentarios:

  1. Mira qué tuve un palpito y me dejé caer por aquí después de mucho tiempo. Qué bueno tenerte de nuevo por aquí...simplemente, hermoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión que aún me quede algún lector después de tanto tiempo missing!!
      Escribiré algo más alegre la semana que viene, así que vuelve a hacer caso a tus pálpitos...
      Gracias Vincent!!

      Eliminar
  2. Me alegra volver a saber de ti, aunque hubiera preferido leer otras palabras. Pero como bien dices, sonríe por los buenos momentos. Los mejores, estoy convencida, están por llegar.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonita, que bueno verte por aqui, en breve pongo palabras más animadas!

      Eliminar
  3. soy adicta a tus textos e historias. Gracias por volver aunque sea escribiendo cosas no muy alegres

    ResponderEliminar
  4. ayyy me encanto!!! Senti cada cosa que escribias como propia y los sentimientos que seguramente pasaste vos al escribirlo!! Gran escritora, que tonto el, no sabe lo
    inteligente de la srita que se pierde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj gracias Delf, algún día tendríamos que escribir algo juntas!

      Eliminar
  5. Todo pasa en esta vida por algo, escribes bien, no se por que, cai aqui, me recordaste cosas...jajjajaja todos alguna vez tuvimos esa clase de amor, pero bueno, todo pasa por algo, 20 años despues, miraras atras, y te saldra una sonrisa tonta, recordando lo vivido, habra cosas buenas, las malas solemos olvidarlas, y sobre todo, y ante todo, habra un camino recorrido que te dira quien eres...
    De todas formas, tampo o hagas caso a un cuaeenton trasnochado, no suelen ser fiables, jajajja
    Un placer leerte, un gusto descubrirte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que cayeras por aquí es una bonita casualidad, espero que te quedes y que en un tiempo pueda darte la razón!!

      Eliminar
    2. Acabo de des ubrirte en twiter tb, como ves, las redes sociales son mi fuerte...jjjj (ironia) asi ke ahora podre leer mas de ti sin coincidir...por cietto, tb soy procastinador, pero un caso patologico lo mio.jjjj

      Eliminar
    3. Jejej me alegra tu descubrimiento!! ;-)
      Procrastinador... el siguiente post es para ti!
      Besitos y bienvenido!

      Eliminar
    4. Jjjj dejalo en bienvenido, no quiero besitos, que una cosa lleva a la otra y al final, demanda por acoso...jjjjj (ironia de la mala)

      Eliminar
  6. Leer tu post ha sido como subir la montaña rusa...subir a lo mas alto para caer hasta el fondo. Muchas gracias por este "viaje", me has hecho sentir un cosquilleo de emoción...la vida sigue y cosas nuevas nos esperan. Ha sido un placer encontrar tu blog y será un placer poder seguirte, con tu permiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío, encantada de tenerte por aquí viajando conmigo!

      Eliminar
  7. Muchas gracias x este relato. Es lo que acabo de vivir. En cada palabra y en cada oración parecía estar hablando yo de mí... Parece que no es a mí sola a la que le pasan estas cosas.

    ResponderEliminar
  8. Fíjate que estaba con mis cosas de hereje de las letras y he pesando, lo mismo vuelve a haber pececitos en el mar de Sofi. Si te soy sincero me ha encantado, te has desnudado delante de la pantalla. En esta ocasión no hay Tinder, no hay una noche loca de sexo con un jovencito o uno de esos que aparecen y desaparecen. En esta ocasión está tu yo más interior, estos son los textos que más cuestan escribir, los que desnudan el alma.

    Un beso Sofi!

    ResponderEliminar
  9. Me siento culpable de alegrarme por poder saber de ti aunque sea en circunstancias tan tristes. Pero tú misma también lo ves con esa vitalidad tan tuya, atesorando los buenos momentos y usándolos como energía positiva, pero también teniendo en cuenta los malos para no idealizar. Todo me recuerda à aquella sevillana:
    Si me enamoró algún día
    Me desenamoraré (x2)
    Para tener la alegría
    De enamorarme otra vez.

    Yo estuve en el otro lado. Yo quise à alguien que me quiso con locura, pero no llegué a más. El siguiente paso era un salto al vacío sin Red, y me faltó ese punto de locura y confianza que da el amor ciego y sin límites. Ella lo tenía, yo lo y aún hoy lo lamento. No se pueden forzar los sentimientos, desgraciadamente

    En el siguiente pista toca reírse, eh ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, a ver si consigo hacerte reir con el siguiente (que ya está publicado!). Sin forzar, pasito a pasito, pero con energía positiva... un besazo!

      Eliminar