Tener pequeños detalles, es un GRAN detalle

Quería escribir algo para cerrar el año, más por acabarlo escribiendo que por tener presencia en esta vorágine de balances del año, propósitos de año nuevo, comilonas, compromisos y consumismo en la que nos vemos todos, toditos, envueltos. Y es difícil pensar qué escribir con tantas luces navideñas, el "creo que mi padre es un elfo" repitiéndose una y otra vez y la cara grasienta que tengo de comer tanto Suchard. Pero... hay un tema que me tiene preocupada en estos días, paso a desarrollarlo.

Creo que hacen faltan más detalles en nuestro día a día. Pequeños gestos que nos sacan una sonrisa, nos reconfortan en el momento oportuno, que tienen sentido y significado. Porque tener pequeños detalles, es un GRAN detalle. 



Hace un tiempo me escribió un mensaje una prima de Argentina con la que casi no tengo relación. El mensaje ponía "Hola, Sofi. Que tengas un buen día". Y pensé: ésta necesita algo. Pero tras preguntar desconfiada, me dejó descolocada saber que no, que solo quería desearme un buen día. Me sorprendió que hubiese tenido un detalle bonito. Y ese día, fue un buen día. 

No sé, quizás soy más ingenua o más romántica para estas cosas. Pero creo que se puede hacer más feliz a la gente que nos rodea, dedicándonos a pensar un minuto en algo que suponga un detalle. Un detalle puede costar dinero, puede costar esfuerzo o puede costar tiempo. Puede costar mucho o puede ser facilísimo. Están al alcance de todos y los tenemos muy, pero que muy olvidados. 

Las tiendas están llenas en estos días. Gastamos pequeñas y grandes fortunas en regalos. ¿Pero pensamos qué es lo que haría ilusión a la otra persona? ¿Por qué le compras otro bolso a tu madre, que ya tiene diez? ¿Crees que vale más un reloj que una hora de tu tiempo? ¿Vas a valorar más unos turrones de esos caros que unos hechos mano a mano con tu hermana?

Un detalle que no olvidaré nunca, es el regalo de boda que me hicieron mis amigas de Argentina y mi familia: vinieron a la boda. Otro gran regalo que me hicieron fue un cepillo de dientes a modo de "esta ahora también es tu casa".  También me regalaron una vez un cuento. Hasta fue un detallazo el de aquel chico que me regaló una berenjena en la primera cita



Tuve un novio que contactó con mi madre, a la que aún no conocía, para pedirle la receta de mi comida favorita. Me puse a llorar cuando abrí la puerta de casa el día de mi cumpleaños y olía al pollo de mi madre. En cambio, hubo otro novio que me dijo que para él no eran especiales los cumpleaños y no me regaló nada. No entendió que no debía ser especial para él, sino para mi. 

Los detalles que no vienen en forma de regalo, que poco los valoramos. Un "¿cómo te fue en la entrevista?", un "pasaba por aquí y vine a darte un beso". Una sopa calentita para pasar la gripe. Una flor en la bandeja del desayuno. Una postal escrita de puño y letra. Un abrazo porque sí. Una foto de un pez "porque me he acordado de ti". Un brindis por la amistad, un silencio cuando no hacen falta palabras. Visitar a tu abuela. Llamar por teléfono a alguien sin avisarle antes por whatsapp que lo harás. Un apretón de manos en grupo antes de salir al escenario. Un "cómo te brillan hoy los ojos". 



No me pondré propósitos incumplibles para este año. 
No voy a desear feliz año. 
Haré que sea feliz. 
¿Te sumas?

Si te ha gustado, ¡compártelo!:

8 comentarios:

  1. Mi pequeño detalle...qué tengas un año lleno de viejos amigos, besos de película, nuevos proyectos y que, todo lo que hagas, lo hagas, no con todo el corazón, si no con todo el estómago!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjaja mi estómago está emocionadísimo este año!!
      Un beso de pez, que no es un beso cualquiera!

      Eliminar
  2. Me encantó a veces los pequeños detalles hacen a la esencia de la vida feliz año colmado de detalles bonitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los detalles también hagan que este año sea feliz para ti también!

      Eliminar
  3. Para tener esos detalles con los demás primero es imprescindible estar bien consigo mismo. Qué sean tan escasos ya nos dice mucho de nuestra sociedad. A pesar de ello, ¡feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran observación, mi querido Radar! La gente poco detallista quizás es la que más necesita recibirlos... no crees?
      Feliz 2019!!

      Eliminar
  4. Ayyy los detalles. El año pasado estando en Barcelona quería sorprender una chica muy especial en Argentina regalandole un ramo de rosas para su cumpleaños. Encontré la tienda perfecta a 12.000 km de distancia y...
    Cuando la chica de la tienda la llamó, mi amiga especial me colgó el teléfono!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... la intención es lo que cuenta! A mi no me gustan mucho las rosas, pero me encantaría que tuvieran el detalle de regalármelas!

      Eliminar